A MI AMIGO DAVID T. GIES

de José Luis González Subías
(Profesor, crítico e investigador teatral, Madrid, España)

Esta es la dedicatoria que incluí en mi edición de la primera y desconocida obra teatral de José Zorrilla (El condestable de Sicilia), que tuve la fortuna de encontrar y publicar más tarde, a finales de 2016. Nadie mejor que mi amigo y mentor David Gies para presidir unas páginas que ligarán ya nuestros nombres para siempre, al lado del más internacional de nuestros admirados poetas dramáticos del Romanticismo español.

Conocí a David personalmente en el otoño de 1996, en el I Coloquio de la SLES XIX, donde impartí mi primera comunicación en un congreso internacional. David Gies era para mí entonces solo un nombre, el del autor de una obra fundamental para los estudiosos del teatro romántico español, The Theatre in Nineteenth-Century Spain (1994), cuya traducción acababa de publicarse en España. Su amabilidad y cercanía enseguida me cautivaron; tanto como lo habían hecho sus arriesgadas y novedosas ideas respecto a la dramaturgia decimonónica, cuya importancia supo valorar como pocos hasta entonces. Volvimos a encontrarnos pocos años después. Acababa yo de defender mi tesis doctoral, dedicada a un dramaturgo romántico olvidado —no para David—, y quise regalarle un ejemplar a quien tanto admiraba. Y así surgió nuestra primera cita madrileña, esas que tantas veces hemos repetido desde entonces, siempre que David ha viajado a España y ha tenido la amabilidad de acordarse de mí y de mi mujer.

Son muchos los recuerdos que me unen a David Gies, y todos son divertidos y positivos. Nadie como él para llevar la alegría a su alrededor y saber aprovechar cada momento haciendo de la vida algo fácil y distendido. Porque el humanismo de David no es impostado ni ha sido adquirido en los libros; su amor por la vida y las gentes es real, nace de él de forma natural; y su humildad y sencillez le hacen sentarse a la mesa del rey de España con la misma naturalidad —y deleite— con que degusta un buen vino junto a un amigo.

En 2004, durante la celebración del XV Congreso de la AIH, David, que por entonces era tesorero de la asociación, tuvo la amabilidad de confiarme el cargo de tesorero adjunto para Europa, lo que estrechó definitivamente nuestra relación y nuestra amistad.

 

 

El XVI Congreso de la AIH, celebrado en París (2007), nos deparó bellos momentos que quedarán para siempre en mi memoria.

La confianza y aprecio que David siempre me ha otorgado volvió a concedérmela hace unos años, al encargarme un capítulo del importante libro que editó junto a Maria M. Delgado con el título de A History of Theatre in Spain (2012), excusa que volvía a unirnos de nuevo para mantener viva una relación y un afecto que no ha dejado nunca de crecer.

Es mucho lo que he aprendido de David Gies, como estudioso y como persona, y doy gracias porque “la fuerza del sino” juntara nuestras vidas un día venturoso. Espero con ganas nuestro próximo encuentro, querido amigo. Gracias por todo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *